Scroll to top
2021 - Comunidad General de Usuarios del Canal de Orellana

La CGU hace un balance positivo del 2023 y anticipa avances en los trabajos de modernización del canal 

 La Comunidad General de Usuarios (CGU) del Canal de Orellana ha hecho un balance «positivo» del año 2023 que está próximo a finalizar en lo que a la gestión del recurso hídrico se refiere durante el año natural. Todo ello a pesar de las dificultades derivadas de la escasez de lluvias y de las elevadas temperaturas registradas durante la campaña de riego del pasado verano. 

Así lo ha señalado en una rueda de prensa el presidente de la CGU, Luis Gutiérrez, en la que también ha estado acompañado por el jefe de explotación, Juan Diego Fuentes, y varios miembros de la junta de gobierno. 

Gutiérrez ha puesto en valor la gestión llevada a cabo por la CGU durante el 2023 para ratificar una propuesta de reparto de agua «equitativa e integradora» y en la que ningún cultivo se quedara fuera a pesar de las serias dificultades derivadas de la sequía actual. A pesar de ello, Gutiérrez ha ensalzado la capacidad de regantes, dirigentes y trabajadores de la zona regable del Canal de Orellana para acabar la pasada campaña de riego cumpliendo con las previsiones de consumo y con un ahorro de cerca de un 7% (unos 26 hectómetros cúbicos) de la dotación de agua asignada. «Esto ha sido posible gracias a un trabajo coordinado, eficiente y continuo por parte de todos los agentes que intervienen en el ciclo del riego», ha ensalzado el presidente de la entidad. 

Del mismo modo, Gutiérrez ha agradecido la colaboración prestada por parte de la Delegación del Gobierno en Extremadura y de las fuerzas de seguridad para prevenir los accidentes en el canal y ha recordado la reunión mantenida entre todas las partes implicadas el pasado mes de julio donde se le trasladó a la CGU que se iban a intensificar las labores de vigilancia para que ninguna persona pudiera bañarse en canales y acequias. «El buen hacer de las fuerzas de seguridad, junto con la colaboración del personal del canal han facilitado que la campaña se haya saldado sin ningún incidente reseñable», ha manifestado Gutiérrez. Además, ha agradecido la colaboración de las demás administraciones públicas, entre ellas la Junta de Extremadura tanto de la anterior legislatura como de la actual. 

Desde la CGU del Canal de Orellana han vuelto a reseñar la importancia del sector de la agricultura de regadío como una herramienta clave para la cohesión y la estabilidad social no sólo de la comarca de Vegas Altas, en la  que se engloban las 56.000 hectáreas de la zona regable, sino también su importancia a nivel regional. «La agricultura de regadío es uno de los pilares básicos en el desarrollo del medio rural y es un elemento esencial para la economía de las zonas agrícolas», ha incidido Luis Gutiérrez. 

Así, Juan Diego Fuentes ha remarcado el incansable trabajo que se lleva a cabo desde la CGU del Canal de Orellana por hacer de la agricultura de regadío un sector «más sostenible» y ha hecho hincapié en el interés por hacer «un buen uso del agua que se consume». Para ello ha resaltado las inversiones por valor de más de dos millones y medio de euros que la CGU ha ejecutado en este 2023 para mejorar la infraestructura de riego y el sistema de canalizaciones encaminadas a esa mayor eficiencia en el uso del recurso hídrico. 

Asimismo, Juan Diego Fuentes ha avanzado que aún están pendientes las obras del plan de resiliencia por valor de 25 millones de euros, las cuales darán comienzo previsiblemente a comienzos del próximo 2024. Fuentes ha señalado que estas actuaciones «serán la antesala de la modernización del Canal de Orellana porque nos estamos adelantando a lo que viene más adelante», ha dicho para añadir después que «a corto plazo tenemos como objetivo una mayor digitalización de la comunidad y del ciclo del agua». 

Para finalizar, Luis Gutiérrez ha señalado que desde la entidad continúan trabajando en la elaboración de un plan director de modernización del canal. Según ha remarcado, «el problema de la falta de agua afecta a la sociedad en general de manera directa o indirecta», por lo que considera que la agricultura de regadío «influye en la economía, en el asentamiento de población y a nivel medioambiental, ya que es un importante sumidero de CO2». Por lo tanto, ante la probabilidad de que la sequía se agudice, Luis Gutiérrez ha abogado por la necesidad de buscar soluciones, ya que desde el punto de vista del presidente de la CGU «si conseguimos esa modernización muchos de los problemas que estamos teniendo se van a mitigar, por lo que esperamos que las administraciones públicas recojan el guante». 

Preguntado por las perspectivas de cara al 2024, Gutiérrez ha avanzado que «a día de hoy hay menos agua que el año pasado a estas alturas. Ahora estamos en un 26% de la dotación y vamos a tener que redoblar los esfuerzos para gestionar los recursos, así que esperemos que el invierno sea generoso». 

El 18 de enero se celebrará una asamblea general para «adelantar la situación a los regantes y ponerles en situación».